El tratamiento NaT hace posible la mejora de muy diversas enfermedades. Esto es debido, a que actúa recuperando la actividad del sistema nervioso en las diferentes áreas del organismo.


Como el sistema nervioso es fundamental para el buen funcionamiento de los órganos y tejidos de nuestro cuerpo, cuando este se bloquea, da lugar a las disfunciones y síntomas que finalmente son etiquetadas con el nombre de las diferentes enfermedades funcionales.


Lesiones cerebrales (ICTUS, TCE, PCI...)

  • Ictus
  • Traumatismos craneoencefálicos (TCE)
  • Parálisis cerebral infantil (PCI)
  • Hemorragias cerebrales
  • Infartos cerebrales
  • Meningitis
  • Encefalitis 
  • Hidrocefalia 
  • Accidentes vasculares cerebrales (AVC)
  • Tumores cerebrales 

SECUELAS

  • Pérdidas sensoriales (pérdida de la visión, la audición, el gusto, el olfato, el tacto, diplopía, hipoacusia, etc.)
  • Ataxia (coordinación del movimiento) 
  • Propiocepción y equilibrio
  • Espasticidad
  • Incontinencia y control de esfínteres
  • Afectaciones cognitivas (memoria, concentración, lenguaje, etc.)
  • Parálisis (hemiplejia, paraplejia, etc.)
  • Alteraciones de la sensibilidad (parestesias, disestesias, hipoestesias, etc.)
  • Pérdida de fuerza (hemiplejia, hemiparesia, paraparesia, etc.)

El tratamiento NaT permite recuperar funciones perdidas a consecuencia de una lesión cerebral. 

Se pueden mejorar funciones motoras, sensitivas, cognitivas o vegetativas

Por ejemplo: mejoras en la recuperación de la fuerza y coordinación del movimiento de los brazos y las piernas, en la percepción visual, el lenguaje, la velocidad de procesamiento intelectual, la memoria, el control de esfínteres, la deglución, el equilibrio, la sensibilidad, etc. 

El tratamiento NaT activa las neuronas que han quedado bloqueadas funcionalmente mediante el restablecimiento de la concentración iónica adecuada en el líquido extracelular, y lo hace mediante la aplicación de microcorrientes eléctricas sobre la piel, de forma no invasiva e indolora.

Tradicionalmente se ha creído, que estos pacientes solo podían mejorar durante un corto periodo de tiempo (entre 6 meses y 3 años, dependiendo de la zona afectada), en cambio, con el tratamiento NaT hemos comprobado que es posible recuperar la función de parte de las neuronas afectadas por la lesión cerebral, aunque hayan pasado muchos años desde que se produjo la lesión, incluso décadas. Además, las funciones que se recuperan no tienen por qué perderse con el tiempo, sino que incluso, con la adecuada estimulación, pueden seguir mejorando, ya que el tratamiento NaT facilita la plasticidad neuronal en la zona lesionada.


Enfermedades neurológicas (Esclerosis Múltiple, Parkinson…)

  • Párkinson
  • Epilepsia
  • Esclerosis Múltiple
  • Lesiones medulares incompletas
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Vértigo
  • Trastornos del equilibrio
  • Síndrome de Ménière 
  • Afecciones en los órganos de los sentidos
  • Algunas neuropatías periféricas
  • Migrañas, cefalea de Arnold, etc.
  • Neuralgias (trigémino, etc.)
  • Dolor neuropático
  • Siringomielia
  • Ataxia de Friedreich
  • Síndrome de miembro fantasma

El tratamiento NaT ha mostrado su eficacia en una amplia variedad de patologías neurológicas con resultados excelentes.

Como, por ejemplo, con NaT se pueden mejorar las secuelas de: ictus, parálisis cerebral infantil, traumatismos craneoencefálicos, esclerosis múltiple, párkinson, lesiones medulares incompletas, parálisis faciales, afectación de los nervios periféricos (n. ciático, n. circunflejo, etc.), síndrome del túnel carpiano, síndrome de Guillain-Barré, síndrome de Ménière, trastornos del equilibrio, entre otras.


Dolor crónico (Artrosis, fibromialgia, migraña, túnel carpiano…)

  • Dolores de espalda (cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia, ciatalgia, etc.)
  • Artrosis
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Fibromialgia
  • Neuralgias (trigémino, etc.)
  • Cefaleas (migrañas, tensionales, etc.)

El tratamiento NaT ha mostrado su eficacia en el tratamiento del dolor crónico que acompaña a diversas patologías.

Como, por ejemplo, artrosis, rizartrosis, gonalgias, cefaleas (migrañas, tensionales, de Arnold, etc.), fibromialgia, dolor de espalda (cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia), dolor neuropático, radiculopatías, entre otras. 

El tratamiento NaT, al retirar el exceso de iones en la zona, hace desaparecer el dolor y la inflamación que le acompaña, sin necesidad de acudir a fármacos que enmascaren el dolor.


Lesiones deportivas y traumatológicas

  • Distensiones articulares
  • Luxaciones recidivantes (p. ej. de hombro)
  • Capsulitis
  • Tendinitis
  • Bursitis
  • Contracturas
  • Protusiones y Hernias discales
  • Pinzamientos radiculares
  • Otros:
    • Artrosis (mejora del dolor y la movilidad)
    • Osteoporosis (al mejorar la actividad neuromuscular, la tracción de los tendones sobre los huesos estimula su recalcificación y fortalecimiento)

El tratamiento NaT mejora los procesos de recuperación de muy diversas patologías traumatológicas y deportivas, incluso en muchas que ya han adquirido carácter crónico.

El NaT ha mostrado su eficacia en la recuperación de: distensiones articulares, luxaciones recidivantes (por ejemplo, de hombro), capsulitis, tendinitis, bursitis, recuperación de los procesos posoperatorios y postraumáticos en menos tiempo del esperado o previamente programado, entre otras.


Recuperación postosperatoria

El tratamiento médico NaT hacen posible una recuperación postoperatoria mejor y en menor tiempo

Esto es consecuencia de que incorpora al proceso de recuperación varios elementos innovadores, que son: la activación funcional, la activación neuronal y el efecto antiinflamatorio fisiológico. 

Las intervenciones quirúrgicas, dan lugar a una importante reacción inflamatoria en el área operada, así como al bloqueo funcional de la zona.

Estos fenómenos son debidos a la acumulación de iones en el territorio afectado, que proceden del sangrado, la resección de los tejidos, las suturas, etc. 

El bloqueo del Sistema Nervioso, que se produce tras la intervención quirúrgica, dificulta y demora el proceso de recuperación postoperatoria, ya que, la actividad del Sistema Nervioso es fundamental para la recuperación de los tejidos dañados, puesto que activa la cadena de respuestas biológicas (homeostáticas) necesaria para la reparación del área afectada. 

El tratamiento NaT, facilita la retira los residuos biológicos (iónicos) que dan lugar al bloqueo del Sistema Nervioso, y al hacerlo, activa las neuronas de la zona y con ello posibilita una mejor recuperación biológica de los tejidos afectados, y en menos tiempo. 

El tratamiento NaT es eficaz también, para el tratamiento de la inflamación, que es un signo clínico que está presente en los procesos postoperatorios, y en muchas enfermedades. 

La inflamación se produce a consecuencia de una mayor llegada de flujo sanguíneo a la zona afectada, la cual tiene entre sus objetivos facilitar la depuración del exceso de iones, que son causantes del dolor y los bloqueos funcionales antes descritos. 

El tratamiento NaT, al retirar el exceso de iones en la zona, también hace innecesaria la inflamación, la cual desaparece junto al dolor y los demás signos que la acompañan, recuperando antes la funcionalidad.Con el tratamiento NaT la inflamación desaparece, pues hace desaparecer el problema que la desencadena, que es el exceso de iones. Esto junto con la activación neuronal y funcional que produce, hace posible una recuperación postoperatoria mejor y más rápida.


Mejora funcional de órganos y tejidos

  • Enfermedad de Crohn 
  •  Colitis ulcerosa
  • Hepáticas
  • Renales
  • Trastornos del sueño (insomnio)
  • Reproductivas:
    • Esterilidad por estrés.
    • Incontinencia cervical.
  • Estreñimiento crónico
  • Dispepsia

El tratamiento NaT es una nueva herramienta terapéutica eficaz para la mejora de la salud y del funcionamiento de órganos y tejidos

El funcionamiento de nuestros órganos y tejidos depende de la correcta regulación que sobre ellos ejerce el Sistema Nervioso, ya que este, es el principal regulador del organismo. Si se bloquea el sistema nervioso, se producen alteraciones funcionales que dan lugar a enfermedades. 

El tratamiento NaT, gracias a su capacidad de recuperar la función del Sistema Nervioso en cualquier área del organismo, reactiva los mecanismos homeostáticos, promoviendo la recuperación del correcto funcionamiento de los tejidos biológicos (renales, hepáticos, etc.).

El tratamiento NaT, ayuda a recuperar la salud desde una perspectiva nueva y fisiológica, incorporando como aliado a la inigualable capacidad del organismo para recuperar su equilibrio y reestablecer las condiciones correctas de funcionamiento, mediante la recuperación de la homeostasia.


Mejora del rendimiento físico e intelectual

El tratamiento NaT gracias a su efecto activador neuronal y recuperador de la homeostasia nos ayuda a alcanzar nuestras mejores condiciones físicas e intelectuales.

El tratamiento NaT ha mostrado su eficacia en la mejora del rendimiento físico en muy diversos aspectos: mejoras en órganos de los sentidos (visión, audición, etc.), aumento de la energía, mayor resistencia al esfuerzo, mejora del equilibrio y la precisión, mejora del rendimiento deportivo, mejora de la fuerza física, mejora de la calidad del descanso.

También ha mostrado su eficacia en la mejora del rendimiento intelectual, la agilidad mental, las habilidades cognitivas, la memoria, etc.


Scroll Up